20.5.11

Su majestad el detective

Se edita El halcón maltés con otros tres cuentos de Sam Spade
foto.fuente:elmundo.es

¡No iba a ser todo el Agente de la Continental! Este personaje de Dashiell Hammett de nombre y apellido desconocidos, gordo, bajito y con malas pulgas protagonista de 'Cosecha roja' y 'La maldición de los Dain', y de sus relatos breves más famosos, ha acaparado mucha atención. Quizá porque son los únicos títulos de Hammett narrados en primera persona. Los llaneros solitarios y "sin nombre" de películas como 'Yojimbo' y de 'Por un puñado de dólares' perpetuaban la pauta de anonimato chulapo del Agente. Ahora RBA saca 'Todos los casos de Sam Spade', vindicación de un detective privado hammettiano bastante más guaperas. Descrito físicamente como un "Satanás rubio" en su novela principal, 'El halcón maltés'. En esta antología se han añadido además tres cuentos, 'Demasiados han vivido', 'Sólo pueden colgarte una vez' (que daba título a una anterior compilación de relatos breves del autor, en Seix Barral) y 'Un tal Samuel Spade'.

"No importa quién quiere a quién; no pienso hacer el bobo por ti. No voy a seguir los pasos de Thursby y de sabe Dios quién más. Asesinaste a Miles y vas a pagar por ello. Yo podría haberte ayudado dejando que se fueran los otros y manteniendo a distancia a la poli con alguna argucia. Es tarde para eso: ya no puedo ayudarte. Y aunque pudiera, no lo haría", dice Spade, en una parte culminante en esa intriga señera del año 30, ambientada en el turbio y portuario San Francisco, llamada 'El halcón maltés' Por ahí andan el señor Cairo y El Gordo, y una mujer que no acabamos de calar del todo. La secretaria Effie Perine (quien también se asoma por unos de los relatos cortos) hace pasar al cliente de la sala de espera a ver al detective, con su corazoncito a buen resguardo al otro lado del escritorio. Esto también lo hemos visto en las pantallas.

Después de dos versiones cinematográficas fallidas de este título, Bogart hizo su primer gran papel protagonista (junto con 'El último refugio', de ese mismo año) en la famosa producción Warner Bros (firma que había comprado los derechos a su editor, Alfred Konpf, nada más salir la novela). Conocido también, este tercer intento de película, por ser una de las óperas primas más perdurables de la Historia, firmada por John Huston, por entonces un guionista en alza. Pero Bogart encaja tan poco fielmente en el canon físico de Spade, como en el de Marlowe (a quien también encarnaría después). No se parecía mucho al original, realmente. Aunque fumaba bien sus cigarrillos. Con todo, los derechos cinematográficos constituyeron un buen colchón para el día a día de "Dash" Hammett.

Estilo y traducción

Vayamos pues al original. Se trata además, esta antología de RBA, de una nueva traducción, de Luis Murillo Fort, que sustituye a la mítica de Alianza, firmada por Fernando Calleja, quien pasó al castellano casi toda la Biblioteca Hammett. Un estilo muy particular, el de Hammett, que Luis Cernuda (así como Gide oyMalraux) comparó alegremente con Hemingway o con Faulkner. Un ejemplo, sacado de 'Sólo pueden colgarte una vez': "Era una mujer alta y morena de veinticuatro o veinticinco años, con los ojos azules, buenas espaldas y un cuerpo fuerte pero esbelto. Sus facciones, aunque carentes de armonía, eran cálidas. Llevaba puesto un pijama azul de raso con las perneras anchas". En saraos de novela negra ningún autor es tan citado como Hammett, "el padre fundador". Aparece con él la novela callejera y los tipos duros. Acción y descripción fundidos en la misma carrera con volatines y mucha prisa en las pesquisas. Veracidad fruto del trabajo de campo del propio Hammett en la famosa agencia de detectives Pinkerton.

Se ha dicho mucho de su alcoholismo, de la marca espiritual de dos guerras mundiales (trauma de su generación, la "generación perdida") y una caza de brujas, de sus curritos temporales múltiples en los inicios y de su trabajo de sabueso profesional (véase la película 'El hombre de Chinatown', de Win Wenders). Sus primeros relatos salen en revistas populares como 'Smart Set' y 'Black Mask' desde 1922, en los que aparece enseguida el Agente de la Continental (de hecho, las dos primeras novelas mentadas con este protagonista son la fusión de relatos por entregas). Famosa igualmente es su tuberculosis o su amour fou con Lillian Hellman, a quien conoció en una noche beoda de noviembre, en Hollywood, o su familia abandonada (su hija pequeña, Jo, escribiría una memoria/biografía/ homenaje de su padre, por cierto).

El top

Los relatos de aquí, en cualquier caso, no están a la altura de 'El halcón maltés'. Pues, en realidad, pocas novelas del mismo autor (fueron pocas en total) son comparables. Generalmente, los aficionados prefieren entre 'El halcón maltés', 'La llave de cristal' y 'Cosecha roja'. Es el top 3. Spade es acaso su héroe más entrañable, junto con Nick Charles "El griego" (de 'El hombre delgado', que investiga con su mujer Nora. Holmes nunca se implicó tanto en sus propios casos como estos recios e insolentes hombres de acción, que siempre tienen que tener la última palabra en las discusiones.

'Todos los casos de Sam Spade', de Dashiell Hammett. Traducción de Luis Murillo Fort. RBA, 2011. 333 páginas.